“Curas villeros” rechazan ley del aborto en Argentina

Los sacerdotes de la pastoral en las villas de emergencia porteñas y del Gran Buenos Aires (Argentina) expresaron su rechazo a la reforma del Código Penal que plantearía la liberalización del aborto, y reafirmaron su deseo de “abrazar la vida” junto con los pobres.

“No necesitamos agregar más muertes. Nuestros barrios necesitan propuestas de vida digna. Y una sociedad que proteja al más débil”, señalaron en un comunicado.

Los sacerdotes, conocidos como “curas villeros”, que trabajan en los barrios más pobres Buenos Aires, expresaron que “nuestras opciones son por la vida como viene, sin grises. Especialmente la vida amenazada en cualquiera de sus formas”.

“Por eso hemos hablado a favor de los inmigrantes, de la lucha por la justicia, de que nadie a raíz de la desnutrición tenga su futuro hipotecado, que nadie muera por enfermedades que podrían curarse, como por ejemplo la tuberculosis”, aseguraron.

En la misiva también afirmaron que “la cultura popular de estos barrios nos ha mostrado una manera real de optar por la vida”, y que los mismos villeros les enseñan a amarla y cuidarla.

“Muchas veces donde el Estado no llega, donde la sociedad mira para otro lado, la mujer sola o atravesada por la marginalidad encuentra en las redes de amor que se generan en nuestros barrios su ayuda y su esperanza, para ella y sus hijos”, señalaron.

Asimismo, criticaron que otros sectores sociales tomen a los pobres “como justificativo para sus argumentos”, por ejemplo, cuando se refieren a la tasa de mortalidad por aborto de las mujeres de los barrios más vulnerables.

En lugar de proponer como solución el aborto, “lo primero que hay que hacer en nuestros barrios es luchar contra la pobreza con firme determinación y en esto el Estado tiene las mejores herramientas”.

“Con casi un 30% de pobres —detrás de los cuales hay rostros e historias— hay discusiones que debieran priorizarse”, sostiene el mensaje de los curas villeros.

Además, los sacerdotes lamentaron el afán de mirar a los países “desarrollados”, donde en muchos de ellos el aborto es legal y así se descarta la vida de tantos niños como, por ejemplo los que vienen con Síndrome de Down.

“¡Cuánto nos enseñan estos niños a los que tenemos atrofiada la capacidad de amar!. La lógica de los poderosos, de los fuertes, que deciden sobre los que menos posibilidades tienen, es la lógica dominante. Y esto también, de alguna manera, se traslada al tema de la niña o niño por nacer”, reflexionaron.

Finalmente, los sacerdotes indicaron que en sus 50 años de pastoral en las villas han sido testigos “de muchas propuestas de muerte” y del descenso de muchos catequistas, religiosos, adolescentes y jóvenes. “No necesitamos agregar más” pidieron.

“Que la Virgen de Luján, Madre del Pueblo, nos enseñe a cuidar de nuestra Patria, comenzando por los más frágiles”, concluyeron su mensaje.

También te puede interesar:

La Iglesia en #Argentina reitera el valor sagrado de cada #vida humana https://t.co/wksL42iSKM

— ACI Prensa (@aciprensa) 16 de marzo de 2018