Denuncian que Planned Parenthood presionó para que iglesias paguen abortos en California

REDACCIÓN CENTRAL, 07 Abr. 19 (ACI Prensa).-
En los últimos días se dio a conocer una serie de correos electrónicos que probarían que Planned Parenthood estuvo detrás de un mandato del año 2014 en California (Estados Unidos) para hacer que las iglesias paguen abortos.

El 4 de abril tres iglesias apelaron la medida por considerar que esta viola la libertad religiosa y de conciencia. En apoyo de estos grupos, abogados de la Alliance Defending Freedom (ADF), presentaron correos electrónicos enviados entre Planned Parenthood y funcionarios del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, por sus siglas en inglés).

“El Gobierno no debería forzar a las iglesias a pagar abortos. Es vergonzoso e inapropiado que el Gobierno lo hiciera en este caso ante la presión de Planned Parenthood”, afirma en una declaración Jeremiah Galus, abogado de la ADF.

Los correos electrónicos muestran a lobistas de Planned Parenthood presionando para que grupos religiosos –específicamente universidades católicas– ofrezcan cobertura para el aborto.

Galus explicó que “los funcionarios de California tienen la obligación de obedecer la ley y los precedentes legales, no los dictados de grupos que tienen un sesgo contra organizaciones religiosas que no comparten sus perspectivas sobre el aborto. Por ello estamos pidiendo al noveno circuito que derogue este mandato que es obviamente inconstitucional”.

Según el mandato de marzo de 2014 que está vigente, los empleados de la Loyola Marymount University fueron obligados a retirar la cobertura de terceros para el aborto y la Santa Clara University tenía la intención de llegar a un acuerdo similar, indicaba un correo de un asesor legal de Planned Parenthood en California.

El correo fue enviado a funcionarios del HHS y solicitaba “otra reunión” para discutir el asunto.

Un correo sucesivo entre Planned Parenthood y un funcionario del HHS del 13 de marzo de 2014 se refiere a una reunión con Donna Campbell, Subsecretaria de la Oficina de Asuntos Legislativos del HHS.

El correo destaca que la reunión fue para “explorar si había una solución regulatoria/administrativa” para evitar que los grupos religiosos optaran por no cubrir los abortos electivos, “o si hacía falta una legislación”. El mensaje indica que Planned Parenthood ya tenía un borrador para un mandato que exigiera el pago de los abortos.

En un correo del 17 de marzo de 2014 enviado a Campbell, un lobista de Planned Parenthood escribe que “si bien preferimos ver (las excepciones a los empleados para no pagar abortos electivos) resueltos sin legislación”, ciertamente “preocupa” que el HHS no haga los cambios necesarios.

El correo ofrece luego un trato: Planned Parenthood no tendría una nueva legislación si es que la administración estatal ofrecía algunas garantías, incluyendo un acuerdo para rescindir planes de salud ya aprobados que no tuvieran la aprobación de Planned Parenthood.

“Decir simplemente que los planes de salud solo necesitan cubrir los abortos ‘médicamente necesarios’ ha sido el origen de este asunto y esto no soluciona los problemas”, advierte el correo.

A finales de abril, Planned Parenthood envió un correo a Campbell “para verificar con el HHS y (el Departamento de Salud de California) el progreso, incluyendo el momento actual para encontrar una solución entre 4 y 6 semanas”.

En un correo sucesivo al día siguiente, Campbell respondió agradeciendo “la verificación” sobre su progreso.

“Todavía estamos trabajando con el departamento de California en cuanto a los asuntos legales y prácticos relacionados a la interpretación ‘actualizada’, si se quiere”, respondió Campbell y ofreció “un informe más exhaustivo para (Planned Parenthood) a mediados de mayo”.

En agosto de 2014, el Departamento de Salud de California emitió el mandato para que todos los planes de salud cubrieran abortos electivos.

La ADF, la Life Legal Defense Foundation y los obispos católicos de California presentaron varias demandas legales contra el mandato, señalando que la Enmienda Weldon de 2005 se estableció para negar fondos federales a gobiernos estatales o locales si estos discriminan a entidades de salud que rechacen pagar abortos.

En junio de 2016 la Administración del presidente Barack Obama rechazó las demandas. La Oficina para los Derechos Civiles y el HHS señalaron que “no hay violación de la Enmienda Weldon y así se cierra este tema sin otra acción adicional”.

Traducido y adaptado por Walter Sánchez Silva. Publicado originalmente en CNA