¿En México aprobaron que las mujeres vayan a la cárcel por aborto?

CIUDAD DE MÉXICO, 08 Mar. 19 (ACI Prensa).-
Diversos medios de comunicación publicaron recientemente que el estado mexicano de Nuevo León aprobó “criminalizar” o “penalizar” el aborto, enviando a mujeres a la cárcel. ¿Qué hay de verdad en eso?

El 6 de marzo de este año el Congreso de Nuevo León aprobó la reforma del artículo 1 de su constitución estatal para garantizar el derecho a la vida humana desde la concepción.

De ser aprobada por la mayoría de los ayuntamientos de Nuevo León, el nuevo texto constitucional se leería así: “El Estado reconoce, protege y tutela, el derecho a la vida que todo ser humano tiene. Desde el momento de la concepción entra bajo la protección de la Ley y se le reputa como nacido para todos los efectos legales correspondientes, hasta su muerte natural, sin perjuicio de las excluyentes de responsabilidad previstas en el Código Penal para el Estado de Nuevo León”.

En diálogo con ACI Prensa, Marcial Padilla, Director de Conciencia y Participación (ConParticipación), precisó que con la reforma constitucional de Nuevo León “se protegió el derecho a la vida”.

“No dice que una mujer vaya a la cárcel, eso no tiene nada qué ver. Todo lo que tiene que ver con eso está en el Código Penal, no en la Constitución”, explicó.

De acuerdo al artículo 331 del Código Penal de Nuevo León, no se aplicará sanción a la mujer en casos de aborto cuando “corra peligro de muerte o de grave daño a su salud” ni en casos de violación.

Padilla precisó que “esta iniciativa es en favor de las mujeres”, y destacó que con la reforma constitucional “si una mujer embarazada ahorita es víctima de algún delito, por ejemplo si alguien la quiere secuestrar o la quiere asaltar y algo le pasa a su bebé, gracias a esta reforma el criminal va a tener que pagar no solo por lo que le pase a la mujer sino también por lo que le pase a su hijo antes de nacer”.

Además, destacó que la reforma constitucional de Nuevo León “está en concordancia con los tratados internacionales que ha firmado México, como la Declaración Universal de los Derechos Humanos o el Pacto de San José, porque incluso en todas las reservas que México ha puesto, hablan de cómo aplicar el derecho a la vida, no de anular el derecho a la vida”.

“La vida humana es el primer derecho. Mejor salvemos las dos vidas”, alentó.