Hacen falta más hombres como San José para restaurar imagen del varón, afirma sacerdote

Redacción Central, 25 Nov. 18 (ACI Prensa).-
El P. Leandro Bonnin, sacerdote de la provincia argentina de Entre Ríos, publicó una reflexión sobre la importancia de que los hombres imiten a San José para hacer frente a la crisis de valores y se restaure la imagen de lo que significa ser un verdadero hombre.

En su cuenta de Facebook, el sacerdote conocido por su constante defensa de la vida del niño por nacer, afirmó que gran parte de la crisis que vive el mundo “es por la ausencia de más hombres como José”.

Explicó que aquellos hombres inspirados en su “imagen de trabajador, esposo y padre”, podrán “restaurar la imagen del varón del varón lujurioso, egoísta y violento” que se encuentra en el pensamiento de muchas adolescentes que desconfían del valor del matrimonio; así como de la imagen de “cada vez más niños con una identidad confusa” y “varonilidad inconsistente”.

Por tal motivo, precisó que, con más hombres íntegros, muchas niñas aprenderán a amar “al varón virtuoso, casto, protector, amable y fiel, y soñar y proyectar compartir la vida con alguien parecido a él”.

Aquí la reflexión completa del P. Bonnin.

Esta mañana, cuando miré con más cuidado y detalle la hermosa imagen de San José abrazando al Niño en uno de nuestros colegios, lo entendí.

Entendí que gran parte de la crisis que vive Argentina y el mundo es por la ausencia de más hombres como José.

Entendí que esa imagen contenía y expresaba a la vez la dignidad del trabajo humano y el lugar insustituible del varón en la educación de los hijos.

Entendí que muchas niñas crecen sin tener cerca suyo un José en el cual puedan aprender a amar al varón virtuoso, casto, protector, amable y fiel, y soñar y proyectar compartir la vida con alguien parecido a él. 

Entendí que necesitamos más hombres como José para sanar y restaurar la imagen del varón lujurioso, egoísta y violento que subyace -con fundamento en la realidad o no- en el corazón de tantas de nuestras adolescentes, impulsándolas a dudar o desconfiar del valor del matrimonio.

Entendí también que muchos niños crecen sin tener cerca un José en el cual puedan aprender a valorar su virilidad. Un José fuerte pero no agresivo, sólido, pero no insensible, íntegro y honesto, seguro de sí mismo, pero no arrogante. 

Entendí que necesitamos más hombres como José para sanar y restaurar la imagen del varón que se está desdibujando y que genera cada vez más niños con una identidad confusa, con una varonilidad inconsistente, con tanto sufrimiento ya incipiente.

Miremos a José, dejemos que esa imagen de trabajador, esposo y padre nos inspire.

Confiemos a su ejemplo y a su intercesión la vida de las familias actuales y futuras.

P. Leandro Bonnin.