Nuestra nación es mejor que el infanticidio, afirma Arzobispo en EEUU

REDACCIÓN CENTRAL, 03 Abr. 19 (ACI Prensa).-
El presidente del Comité de Actividades Provida de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB), Mons. Joseph Naumann, expresó en una declaración el apoyo de los prelados al proyecto de ley que busca proteger la vida de los bebés que sobreviven al aborto.

“Nuestra nación es mejor que el infanticidio. Los bebés que nacen vivos durante el proceso del aborto merecen el mismo cuidado y la atención médica que cualquier otro recién nacido”, afirmó el también Arzobispo de Kansas City en su declaración del 2 de abril.

“No proporcionar el cuidado es una forma letal de discriminación en contra de las circunstancias del nacimiento del niño”, agregó.

El Arzobispo publicó su declaración luego que el representante republicano de Louisiana, Steve Scalise, solicitara que se vote nuevamente el proyecto de ley para la protección de sobrevivientes del aborto nacidos vivos, que en febrero de este año había sido rechazado por el Senado y que ahora, con esta medida, ha vuelto a la Cámara de Representantes.

Si la petición logra 218 firmas, los representantes de la Cámara tendrán que votar el proyecto de ley que le daría a los bebés sobrevivientes del aborto la posibilidad de tener la misma atención médica que cualquier otro recién nacido.

“Sin importar la postura ante el aborto, deberíamos ser capaces de ponernos de acuerdo en el hecho que cuando un bebé nace vivo y ya está fuera del útero, tenemos que hacer todo lo que esté a nuestro alcance para mantenerlo vivo”, dijo Scalise a Fox News.

“No podemos discriminar a los niños que son queridos de los que no lo son. Todos los recién nacidos merecen la oportunidad de tener una vida larga y feliz”, agregó.

Por su parte, Mons. Naumann pidió “enérgicamente a todos los representantes que firmen esta petición (de Scalise) y luego voten a favor de la ley para la protección de sobrevivientes del aborto nacidos vivos”.

“Esta ley agregará algunos requisitos específicos para ayudar y asegurar que los bebés nacidos vivos luego de un aborto puedan tener una oportunidad en la vida”, concluyó.